Let's dance in style, let's dance for a while. Heaven can wait, we're only watching the skies. Hoping for the best but expecting the worst. Are you gonna drop the bomb or not? Let us die young or let us live forever. We don't have the power but we never say never. Sitting in a sandpit, life is a short trip. The music's for the sad man. [...] Some are like water, some are like the heat. Some are a melody and some are the beat. Sooner or later they all will be gone. Why don't they stay young? It's hard to get old without a cause, I don't want to perish like a fading horse. Youth is like diamonds in the sun, and diamonds are forever. [...] So many adventures couldn't happen today, so many songs we forgot to play, so many dreams are swinging out of the blue. We let them come true. Forever young, I wanna be forever young. Do you really want to live forever? Forever or never.

domingo, 18 de marzo de 2012

Diario de un retorno: Día 2.

9/3/2012

Hoy no volví a desayunar. Al menos no como suelo hacerlo en casa. Salimos con mi tía al centro para hacer unos trámites y de paso salir a comer algo como desayuno. Acá desayunan comidas como si fuera el almuerzo, después suelen tomar tereré. Mis viejos y mi tía comieron pescado con salsa blanca y arroz, y yo opté por dos porciones de tarta. Resultó ser que el dueño del lugar era peruano. Nos fuimos y mientras mi viejo terminaba de hacer un trámite nosotras nos sentamos en una vereda a tomar tereré. Después volvimos y almorzamos a eso de las dos.

Me quedé pensando en unas carteras que vimos y unos zapatos del local de al lado que me gustaron. Presiento que acá me va a salir la compradora compulsiva de adentro.

Después de comer mis viejos salieron con mi primo y yo me quedé. Me acosté a dormir, aunque me costó conciliar el sueño. Lo hice más por obligación que por tener sueño porque me quedé sola con mi tía y como sé que ella tiene muchas cosas que hacer preferí no molestarla y acostarme. Cuando volvieron mi mamá me mostró un vestido que se compró. Yo seguí acostada un rato más hasta que mi viejo me vino a despertar.

Me levanté sin ganas y con un dolor en la mano derecha. Seguramente de dibujar. Quedé bastante satisfecha con el día de hoy: tuve más comunicación con mi tía y mi primo y me reí bastante. Mi tío no está, se fue hacia su estancia para organizar su ganado y creo que no vuelve hasta pasado mañana.

Antes de cenar tomé unas cervezas con mi viejo y mi primo y fue bastante agradable, todo mientras escuchábamos los gritos de los hinchas en el bar del frente -hoy había partido. También presenciamos un choque, nada grave pero un choque al fin. Lo loco de acá es que en el centro la gente maneja a lo Meteoro y nadie tiene seguro. Tampoco hay muchos semáforos.

Hace un rato cenamos y ya estamos acostados. Es enserio eso de que el cambio horario te afecta, aunque ni siquiera hay diferencia horario de Paraguay con Argentina.

Mañana nos levantamos temprano porque nos vamos a lo que era la cada de mi abuela. Cargué las pilas de la cámara porque pienso sacar varias fotos -nunca se sabe cuándo uno va a volver- y tenerlas de recuerdo. Hace muchísimo que no visito esa casa en medio del campo con vista a un cerro y cerca de un bosque y un pequeño arroyo. Lástima que nos vamos a quedar sólo un rato. Cuando mi abuela vivía las cosas eran tan diferentes... En fin, me voy a acostar, si no mañana no me levanta nadie.

Ah, por cierto, hoy casi me pica un tábano.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Te falto mechar un par de fotos para completarloo :D me gusta como lo escribis!

Max Williams dijo...

Debería, pero todavía no bajo ninguna a la PC.